Mejor precio garantizado
Web oficial

CONSEJOS PARA SUPERAR LA DEPRESIÓN POSTVACACIONAL TRH Hoteles

AL
Introduce su código

CONSEJOS PARA SUPERAR LA DEPRESIÓN POSTVACACIONAL TRH Hoteles

Noticias TRH Hoteles

CONSEJOS PARA SUPERAR LA DEPRESIÓN POSTVACACIONAL

Julio 30 2019
General

Acabas de regresar de tus vacaciones. Un descanso que ha durado un par de semanas, en el mejor de los casos, un mes. Da igual, porque siempre te saben a poco y quieres más.
Y por eso, por querer más tiempo de descanso y tener que volver a tu rutina habitual, es por lo que la depresión se instala en tu cabeza y hasta en tu cuerpo.
Después de muchos días saltando olas, achicharrándote al sol, paseando entre la naturaleza, dándote chapuzones en la piscina del pueblo, excediéndote con las comidas (a todas horas), visitando todas las terrazas de verano, disfrutando los festivales del momento, memorizando los monumentos que más te gustan o durmiendo largas y memorables siestas, toca retornar al trabajo o al estudio, a ese estrés que se ríe constantemente de ti.

Ya te gustaría continuar allí, sobre la tumbona. Pero te limitas a revisar esas fotos que tanto te recuerdan a esos benditos momentos que no quieres olvidar y, de hecho, no olvidarás.
Pero no sufras innecesariamente y quítale dramatismo al asunto. Todo, incluida la vuelta a la rutina, tiene siempre su parte positiva, o al menos, así hay que verlo, porque… ¡el lado bueno de las cosas existe! Y te lo vamos a demostrar.

Alégrate de volver a casa el lugar más reconfortante de todos, a tu cama, después de noches de incómodos colchones. A tu baño e intimidad, sin compartir espejo y sin esperar turno para la ducha, ¡incluso alégrate de volver a las croquetas de tu madre!, no hay otras como las suyas. Reconoce que has echado de menos todo esto, reconoce que has extrañado a tus amigos, familiares y hasta a tu perro, aunque seguro que ellos a ti más. Sin duda, recuperar la compañía de todos ellos es de sobra agradable.

Haz una rutina saludable, desde mantener una dieta sana y beneficiosa para eliminar todos los excesos que seguro has cometido a lo largo de tus días vacacionales, a entrenar tres veces por semana como mínimo, siempre que te sea posible, claro. A la vuelta de las vacaciones, sobre todo las de verano, puedes aprovechar el buen tiempo y las horas de luz para practicar ejercicio al aire libre o caminar por el parque, y si tu economía te lo permite tras haber estirado tu cuenta corriente durante estos días, apúntate al gym y descarga todo el estrés que comiences a acumular o ponte en forma con unas clases de yoga o pilates. Con todo esto verás que mejora tu salud mental y, por supuesto, tu salud física.

Ocupa tu tiempo con cosas que tengan que ver con los viajes, por ejemplo, imprime fotografías de los momentos más especiales de tus vacaciones y pégalas en la pared de tu habitación o en un panel de corcho sobre tu mesa de escritorio, está muy de moda y te traerá bonitos recuerdos. O bien, puedes hacer scrapbooking con ellas y decorar tu álbum de fotos de la manera más original posible. Si te gusta escribir, también puedes abrir un blog y compartir todas las aventuras que has vivido recientemente y que te ayuden a mantener frescos tus recuerdos.

Mantén el contacto con los amigos que has hecho en tus vacaciones, seguro que ellos están en la misma situación que tú y también sienten nostalgia postvacacional. Compartir esa morriña os ayudará mutuamente.

Desarrolla una serie de actividades que te mantengan ocupado para descargar un poco el pensamiento de todo aquello que has estado realizando en los últimos días. Por ejemplo, ve a clases de idiomas, apúntate a algún curso de cocina o de informática, a talleres de moda o de baile, cualquier actividad que te ayude a sobrellevar la rutina. Incluso salir a pasear por tu propia ciudad, esa que has pateado ya un millón de veces, y descubrir rincones que desconocías, como un turista más, es asombrosamente enriquecedor. Toma fotos de todo lo que vayas descubriendo o rescatando del olvido como si nunca antes lo hubieses visto, y si quieres, atrévete a conocer a otros extranjeros que visiten tu ciudad uniéndote a grupos de Facebook u otras redes sociales o buscando locales de conversación.

No olvides que la vuelta a la rutina no solo es una vuelta a tus obligaciones y compromisos, sino que además supone un reencuentro con tus compañeros de trabajo. Hablar acerca de sus vacaciones y de las tuyas te ayudará a relajarte y provocará mayor cercanía entre vosotros.

No esperes llegar y comenzar a trabajar a destajo desde el primer instante, todo tiene su momento. Tómate tu tiempo para ponerte al día con el trabajo que dejaste pendiente, poco a poco irás recuperando el ritmo de trabajo al que estabas acostumbrado antes de marcharte de vacaciones e incluso, sin darte cuenta, te marcarás nuevos objetivos y metas que harán que el hecho de ir a trabajar lo vivas con determinado optimismo e ilusión.

Si recuerdas todas estas pautas a lo largo de los primeros días, te resultará más llevadera la vuelta al trabajo. Debemos aceptar que ya hemos tenido nuestro tiempo de descanso y que ahora lo que nos toca es trabajar. Pensemos que no todo el mundo tiene la suerte de reincorporarse a un puesto de trabajo tras sus vacaciones, puede incluso que ni siquiera tenga vacaciones. ¡De modo que regresa a tu rutina con la mayor de las sonrisas!

Volver

Comentarios

Deja un comentario